Principal | Buscar | Contacto | Mapa |  
Menú
 Principal
 
Agregar Favoritos
 Buscar en el Sitio
 Categorías
 Condiciones Uso
 Enlace Roto
 Estadísticas
 Google Groups
 Newsletter
 Noticias
 Novedades
 Página de Inicio
 Publicitar
 Recomiéndanos
 Software en tu Web
 Submit Software
 
Software Gratis
- Educativos
- Escritorio
- Gestores
- Internet
- Juegos                 - Móvil
- Multimedia            - Navegación           - Negocios
- Programación       - Personal
- Utilidades
 
Noticias
- Deportes
- Argentina
- Economía
- Mundo
- OMG                    - Tecnología
- Salud y Ciencia     - Insólitas
Navegación
- Afiliados               - Radios On-Line      - ZonaMujer            - Amigos y Pareja
- Biografías de Cine
- Bingo onLine
- Casino onLine
- Comprar y Vender
- Curiosidades
- Diccionarios Gratis
- Diseño y Gifs
- Drivers Gratuitos   - Enciclopedia
- Esoterismo           - Emoticones
- Fondos p/Móviles   - Fuentes
- Free Ringtones
- Ganar Dinero
- Google Maníacos
- Guía de Casinos
- Hoteles
- Índice Web
- Manuales Gratis
- Paypal España
- Poker onLine
- Recetas
- Salvapantallas
- Seguridad
- Servicios
- Templates Gratis
- Tienda online        - Trailers
- Universo Seti
- Venta de Dominios
- Venta de Libros
- Wallpapers Gratis
- Webmasters         - Mapa del Sitio       - ZonaTecnológica   - ZonaTV Online      - ZonaMujer            - ZonaVideos
 
Fondos Gratis

Fondos de Escritorio Animados Gratis!!

Wallpapers Animados Gratis !!
 

 

 

 El Cuerpo Humano ...
 
 

La Glándula Tiroides

Nuestro organismo es una estructura en constante cambio. Por eso, en él se alternan sucesivamente períodos de desarrollo, de renovación y madurez. Toda esta regulación depende de las hormonas, unas sustancias que intervienen en la actividad de muchos sistemas y, que al igual que el sistema nervioso, llevan información de una parte a otra, aunque para ello utilizan a la sangre como vía de transporte.

Qué son las hormonas

Una hormona es una secreción química glandular producida por un órgano o parte del organismo, la que, trasladada a otro órgano, estimula o inhibe una función.

Las hormonas son catalogadas como sustancias altamente eficaces, puesto que se requiere sólo pequeñas cantidades de ellas para provocar un efecto decisivo en el organismo. Se clasifican en dos tipos: esteroidales y proteicas. Las hormonas esteroidales derivan de los lípidos (grasas), y, al ser vertidas en el torrente sanguíneo, son llevadas por proteínas que las dejan en su lugar de acción.

Las hormonas proteicas, al ser secretadas a la sangre, son capaces de viajar por sí solas hasta el órgano donde deben intervenir. Se fijan a la membrana celular en sitios específicos, para provocar primero cambios intracelulares y luego su efecto final.

Dijimos que las hormonas transportan “información”, y los mensajes de los que hablamos se refieren a la manera de funcionar de las células: a unas les ordenan empezar a hacer algo; a otras, detenerse; y a otras, que cambien el ritmo de su actividad, lo cual no es de extrañarse si se considera que las necesidades orgánicas van variando durante todo el día.

La fábrica de hormonas

Las encargadas de producir las hormonas son las glándulas endocrinas. Dentro de ellas, el primer lugar lo ocupa sin duda la hipófisis o glándula pituitaria, que es un pequeño órgano de secreción interna localizado en la base del cerebro, junto al hipotálamo. Tiene forma ovoide (de huevo) y mide poco más de diez milímetros. A pesar de ser tan chiquitita, su función es fundamental para el cuerpo humano, por cuanto tiene el control de la secreción de casi todas las glándulas endocrinas.

La hipófisis está formada por dos glándulas separadas, conocidas como adenohipófisis y neurohipófisis. La primera corresponde al lóbulo anterior y la segunda al lóbulo posterior. Se comunica anatómica y funcionalmente a través de la sangre con el hipotálamo, lo que articula una gran coordinación entre el sistema nervioso y el endocrino.

La relación hipotálamo-hipófisis es bastante particular, puesto que, a diferencia del resto del sistema nervioso, en que las neuronas se relacionan directamente con su efector (órgano terminal que distribuye los impulsos nerviosos que recibe, activando la secreción de una glándula o contracción de un músculo), en la hipófisis las neuronas hipotalámicas no hacen contacto directo con sus efectoras. Estas últimas pasan a la sangre y alcanzan la adenohipófisis a través de una red capilar que se extiende entre el hipotálamo y la hipófisis anterior. En consecuencia, los núcleos hipotalámicos son fundamentales para el normal funcionamiento de la hipófisis.

Neurohipófisis

En este segmento se almacenan y liberan los productos de secreción de las neuronas hipotalámicas. Hay dos hormonas principales en la neurohipófisis: una es la oxitocina, y la otra, la vasopresina.

La primera -de la cual solo se conocen sus efectos en el sexo femenino- se libera como consecuencia de la descarga que producen las neuronas del núcleo paraventricular del hipotálamo, al recibir estímulos mediante los receptores táctiles situados en la proximidad del pezón y en el útero. Esta respuesta produce la expulsión de leche y las contracciones del útero para el alumbramiento durante el parto.

La vasopresina interviene en la regulación de los niveles hídrico y osmótico, al acoger impulsos de los receptores sensibles a los cambios de concentración osmótica (cantidad de partículas en un líquido). Se le conoce también como hormona antidiurética o ADH, ya que, al producirse un incremento en sus niveles, provoca una mayor permeabilidad al agua por parte de las membranas de los túbulos renales, lo cual determina que se absorba más agua y se dé una mayor retención hídrica, disminuyendo el volumen de orina excretada. En caso contrario, si baja la cantidad de ADH, se produce un aumento en el volumen de orina y sed constante.

Adenohipófisis

La secreción hormonal de este segmento es controlada por factores reguladores producidos en las neuronas del hipotálamo, los cuales son transportados por los capilares sanguíneos hasta las células del lóbulo anterior de la hipófisis, donde provocan su efecto. La adenohipófisis genera seis hormonas diferentes, producidas por tres tipos distintos de células que actúan directamente sobre los tejidos o sobre otras glándulas endocrinas.

Las que operan sobre los tejidos son la prolactina, responsable de incentivar la secreción de leche en las glándulas mamarias; y la somatostatina o somatotropina, que interviene en el crecimiento, al tener un efecto generalizado sobre todos los órganos y tejidos, principalmente sobre el cartílago de crecimiento que se encuentra en los huesos. Además, estimula la síntesis de proteínas y la descarga de glucosa por el hígado, denominándose, en ese caso, hormona diabetogénica.

Las que actúan en otras glándulas son la tirotropina, que impulsa el funcionamiento de la tiroides; la andrenocorticotropina, que estimula la corteza suprarrenal, y las gonadotrofinas, que obran sobre el funcionamiento primario de las gónadas o glándulas sexuales.

Aunque sin duda la hipófisis es la glándula endocrina más importante del organismo, existen otras que son igualmente fundamentales para el adecuado accionar del cuerpo. A continuación revisaremos cuáles son estas glándulas, qué hormonas producen y cuál es su incidencia sobre los diferentes procesos orgánicos.

Imágenes:

El Cerebro

Acción Hormonal

La Hipófisis y el Hipotálamo

Fuente

Al Pasar >>

Hoteles

Casino online

Bingo onLine

Poker

Juegos Casino

 

LO ÚLTIMO en tu Correo. Suscríbete Gratis a NUESTRO BOLETÍN !!

Te Agradeceríamos nos informes si encuentras un ENLACE ROTO

                                                                                                                              
 

 

 

 

 | Home | Buscar | Mapa Sitio | Categorías | Contacto |
Copyright © 2002 - 20014 - Zona Gratuita .COM - Permitido el uso Parcial citando Fuentes y Autores
 | Anuncios Gratis en España |