Principal | Buscar | Contacto | Mapa |  
Menú
 Principal
 
Agregar Favoritos
 Buscar en el Sitio
 Categorías
 Condiciones Uso
 Enlace Roto
 Estadísticas
 Google Groups
 Newsletter
 Noticias
 Novedades
 Página de Inicio
 Publicitar
 Recomiéndanos
 Software en tu Web
 Submit Software
 
Software Gratis
- Educativos
- Escritorio
- Gestores
- Internet
- Juegos                 - Móvil
- Multimedia            - Navegación           - Negocios
- Programación       - Personal
- Utilidades
 
Noticias
- Deportes
- Argentina
- Economía
- Mundo
- OMG                    - Tecnología
- Salud y Ciencia     - Insólitas
Navegación
- Afiliados               - Radios On-Line      - ZonaMujer            - Amigos y Pareja
- Biografías de Cine
- Bingo onLine
- Casino onLine
- Comprar y Vender
- Curiosidades
- Diccionarios Gratis
- Diseño y Gifs
- Drivers Gratuitos   - Enciclopedia
- Esoterismo           - Emoticones
- Fondos p/Móviles   - Fuentes
- Free Ringtones
- Ganar Dinero
- Google Maníacos
- Guía de Casinos
- Hoteles
- Índice Web
- Manuales Gratis
- Paypal España
- Poker onLine
- Recetas
- Salvapantallas
- Seguridad
- Servicios
- Templates Gratis
- Tienda online        - Trailers
- Universo Seti
- Venta de Dominios
- Venta de Libros
- Wallpapers Gratis
- Webmasters         - Mapa del Sitio       - ZonaTecnológica   - ZonaTV Online      - ZonaMujer            - ZonaVideos
 
Fondos Gratis

Fondos de Escritorio Animados Gratis!!

Wallpapers Animados Gratis !!
 

 

 

 El Cuerpo Humano ...
 
 

Clave del Movimiento

Todos los músculos, desde los que generan fuerza suficiente para dar un salto de cinco metros hasta los que permiten delicados movimientos, como los ubicados en los ojos y oídos, trabajan con el mismo y sencillo método: la contracción. Esta se produce cuando una señal nerviosa procedente del cerebro ordena a cierta cantidad de fibras musculares que se acorten un poco. Como resultado, se reduce todo el músculo.

La orden proveniente del cerebro llega a las terminaciones nerviosas. Pero estas no están unidas o incorporadas a cada músculo; existe un pequeño espacio que la orden debe saltar. Para que logre cruzar, los nervios liberan una sustancia química, la acetilcolina, neurotransmisor que inicia una actividad eléctrica que se extiende a través de toda la fibra. Esto provoca que sus membranas liberen iones de calcio, cargados eléctricamente de átomos de calcio, que ponen en marcha el proceso mecánico de contracción. Todo esto es muy rápido, ya que las fibras musculares se contraen muchas veces por segundo.

Además del procesamiento de la orden, para que se produzca la contracción es necesario el acoplamiento de dos moléculas que se encuentran en las fibras musculares: la actina y la miosina. Dispuestas como filamentos entrelazados, estas se recogen al recibir el impulso eléctrico.

De la distribución y la cantidad de actina y miosina presentes en las fibras de cada músculo, depende si se trata de uno estriado o esquelético, rico en estas sustancias, o de uno liso, que debido a la escasez de filamentos luce menos estriado.

Así, todos nuestros movimientos los realizan miles de fibras musculares y millones de moléculas trabajando al mismo tiempo, según las instrucciones que les llegan a través de las terminaciones nerviosas.

Sin embargo, la fuerza muscular no siempre se emplea para originar movimiento; también es necesaria para mantener el cuerpo o una parte de él rígida o en un mismo sitio. Esta es la razón por la que estar de pie cansa, ya que, pese a la inmovilidad, se está realizando un esfuerzo muscular. En estos casos, los músculos conservan la misma longitud, pero desarrollan una fuerza creciente para evitar la movilidad.

Esta habilidad tiene por objeto contrarrestar la gravedad: aunque los músculos lleguen a relajarse, siguen alertas para evitar que el cuerpo caiga. A esto se le llama tono muscular, que describe la disponibilidad muscular determinada por un saludable sistema nervioso. Sin tono, las mandíbulas colgarían y los músculos no podrían sostener las distintas partes del cuerpo.

Estas dos funciones, movimiento y estabilidad, se conocen como:

  • Contracción isométrica o estática. Pone en tensión el músculo sin modificar su longitud, por lo que mantiene una postura fija.
  • Contracción isotónica. Acorta el músculo e implica un cambio de posición o movimiento.

Nuestro funcionamiento diario depende de miles de combinaciones de ambas. Un buen ejemplo de esto es caminar. Para que piernas y brazos se muevan, se requiere de contracciones isotónicas; mientras que para mantener erguidas la espalda, cuello y cabeza, se producen contracciones isométricas.

Es importante señalar que un músculo no se puede contraer indefinidamente, ya que se agota; es decir, se relaja, disminuyendo la fuerza y la velocidad de contracción.

La incapacidad de responder a los esfuerzos origina el calambre, que pone al músculo en estado de rigidez y genera un dolor pasajero (sensación de agujas que se clavan). En un grado mayor de esfuerzo, el calambre deriva en la tetanización, estado en el cual al endurecimiento muscular se suma una tremulación (temblor) perceptible. El reposo, masajes, y en algunos casos la luz infrarroja o baños calientes, son necesarios para la recuperación del músculo afectado.

Imágenes

Músculos del Brazo 

Fuente

Al Pasar >>

Hoteles

Casino online

Bingo onLine

Poker

Juegos Casino

 

LO ÚLTIMO en tu Correo. Suscríbete Gratis a NUESTRO BOLETÍN !!

Te Agradeceríamos nos informes si encuentras un ENLACE ROTO

                                                                                                                              
 

 

 

 

 | Home | Buscar | Mapa Sitio | Categorías | Contacto |
Copyright © 2002 - 20014 - Zona Gratuita .COM - Permitido el uso Parcial citando Fuentes y Autores
 | Anuncios Gratis en España |